¿En realidad tienes un negocio o es sólo una buena idea?

 In Networking

El escritor y conferencista español, Sergio Fernández contó en alguna ocasión, que tiene un amigo quien siempre lleva consigo una pequeña libreta. En esta libreta, a la que llama “El pequeño ibro de los odios”, anota todas las malas experiencias de servicio por las que pasa o los productos que adquiere, que no cumplen satisfactoriamente con lo esperado.

El contenido en esa pequeña libreta eventualmente se podría convertir en una oportunidad de negocio. Sin embargo, no basta sólo con identificar una necesidad insatisfecha o un problema no resuelto: es indispensable desarrollar el producto que atienda esta situación.

Si has decidido pasar de la idea a la práctica e incluso ya has diseñado un producto que solucione un problema, te felicito, pero es necesario encontrar un método ágil que te permita contar con informacion valiosa que en poco tiempo te ayude a encontrar indicadores relevantes para tomar la decisión de continuar con el proyecto o no, hacer ajustes o definitivamente cambiar de rumbo.

Te dejo estas cinco recomendaciones para validar tu idea:

1. Enfócate en el modelo de negocio.

Una gran idea necesita un gran modelo de negocio. Puede ser que cuando los clientes conozcan tu solución al problema, la acepten, pero eso no significa que cuente con un modelo de negocio que sea financieramente sustentable o fácilmente escalable.

2. No te enamores de tu primer modelo de negocio.

Revisa el modelo de negocio una y otra vez; de las múltiples versiones de tu modelo de negocio surgirán ideas que inicialmente no parecían ser las mejores y que con el tiempo irán teniendo sentido.

3. Revisa y ajusta

Dale un nuevo vistazo a los segmentos de mercado que has seleccionado. ¿Cuáles es el que tiene mayor ingreso disponible?, ¿Cuáles es el más rentable? ¿Cuáles están creciendo más?

Observa las tendencias tecnológicas, las regulaciones y todo aquellas aspectos del entorno que pudieran convertirse en una restricción.

Revisa las tendencias económicas y financieras ¿Dónde están los inversionistas? ¿En qué clase de negocios están invirtiendo?

Y por supuesto no olvides consideras a los competidores. ¿Existe un competidor dominante? Observa sus debilidades, ¿cómo podrías enfrentarlas?

4. Ponlo a prueba en el mundo real

Llegó el momento en el que los errores se harán evidentes. Pero es mucho mejor descubrir los errores en las etapas tempranas del proyecto, para hacer las correcciones necesarias oportunamente.

5. Desarrollo de clientes

Presenta tu modelo de negocio a expertos que te darán retroalimentación sobre tu proyecto, sin embargo, es importante resaltar, que no hay mejor juez, que tu cliente objetivo. Seguramente te harán comentarios y te darán ideas que jamás cruzaron por tu cabeza. Aprende, corrige, adapta rápidamente y prueba una y otra vez. Tu modelo está en proceso de maduración.

Si quieres saber más sobre validación de tu emprendimiento, te invitamos a la plática ,”El que no prueba no vende” que dará Laura Curiel, Directora de Mythos en The Place Coworking Hub el próximo jueves 28 de septiembre a las 18:30 hrs.

Leave a Comment

X